La acción sistemática es lo que nos permite avanzar y obtener una calidad de servicio óptima.



Desde mis tempranos días como profesional he admirado la filosofía japonesa, aplicada a la gestión de la calidad que podemos aplicar que podemos aplicar en el servicio, y también como enfoque para la vida en todos sus aspectos.

Sus herramientas son simples, fáciles de entender, pero van al fondo de la cuestión, y lo más importante, se basan en una disciplina de repetir una y otra vez esos ciclos de gestión.

La acción sistemática es lo que nos permite avanzar.

A veces pensamos que necesitamos ser expertos en una u otra disciplina, pero no es un conocimiento elevado lo que nos llevará al éxito, sino más bien la constancia de mantenernos siempre en marcha, y como líderes alentar a nuestros equipos a no detenerse.

Hace unos días he recibido comentarios en dos de mis artículos, en los que proponía acciones muy simples y de fácil aplicación para mejorar la calidad en el servicio.

Uno de esos comentarios decía “nada nuevo, pero siempre es bueno recordarlo”. Sí, lo sabemos, pero ¿Por qué tan pocas veces lo vemos implementado?

El otro, “buenos consejos, que pocos tienen en cuenta”. Y realmente ahí está la clave. No tenemos que reinventar la rueda cada día. Seguramente lo que necesitamos hacer para incrementar la calidad en el servicio ya lo sabemos, pero nos ha faltado acción y perseverancia en ponerlo en práctica.

En este mundo ávido de información, tan abundante y a veces abrumadora, el que avanza y alcanza el éxito es aquel que toma una buena idea, la implementa de inmediato y no la abandona al día siguiente.

¿La falta de acción sistemática está afectando la calidad en el servicio?

Quizás la calidad en el servicio lo está afectando la histeria que produce cambiar constantemente de rumbo, esperando resultados inmediatos que no alcanzas a ver, porque no perseveras con tus acciones. 

 

  • ¿Cuántas veces has leído una buena idea, y dijiste que la ibas a aplicar, pero no pasó de una buena intención?
  • ¿Cuántas veces comenzaste a implementar un nuevo y saludable hábito, pero lo abandonaste muy pronto?
  • ¿Tu equipo ve un líder que es ejemplo de constancia y que mira en el largo plazo, o uno que cambia continuamente sus decisiones, confundiéndolos?

Cómo hacer de tus acciones sistemáticas una obra de arte.

Los japoneses mantienen sus ciclos de gestión y mejora desde hace décadas. No han cambiado prácticamente sus teorías, y desde que iniciaron su revolución, han avanzado incesantemente, convirtiéndose en un verdadero ejemplo a observar e imitar.

Por eso, en mi programa de formación “compite a lo grande, lidera en servicio” inicio con la propuesta de armar un calendario del canon.

¿Has escuchado un canon alguna vez? Es esa música que inicia con un instrumento o una voz, y va incorporando otros, mientras el primero se repite una y otra vez. La música termina con una belleza increíble! Pero si lo analizas, son simples piezas musicales, hábilmente creadas, que lo único que hacen es repetirse una y otra vez.

Hoy te aliento a que la próxima buena idea que tomes, la implementes y la mantengas hasta ver sus resultados. Comienza a sonar como un canon, incorporando nuevas acciones sobre la perseverancia de las anteriores.


Califica este contenido

Descarga eBook gratis Customer Success

Por Mariana Pizzo

autor

Profesional apasionada por la calidad en el servicio, y por ayudar a quienes tienen este desafío dentro de las organizaciones a incrementar la satisfacción de sus clientes. Ingeniera Industrial graduada en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires.

Comparte este contenido