La interaccion diaria en tu equipo de ventas no siempre genera aprecio y cariño entre las partes. A veces ocurre todo lo contrario, convivir muchas horas de trabajo bajo importantes dosis de estrés puede crear situaciones puntuales de tensión que pueden desencadenar conflictos laborales.



conflictos laborales

Estudios recientes indican que en el 88% de los casos, las empresas no reaccionan o bien no intervienen ante los conflictos laborales, que cuando se presentan, no sólo afectan a los trabajadores implicados sino que pueden deteriorar considerablemente el ambiente de trabajo de tu equipo de ventas e incluso pueden afectar los resultados.

Ante un conflicto laboral, se recomienda actuar y buscar ayuda de empresas especializadas o de expertos en recursos humanos para afrontar y solucionar los conflictos laborales o en su caso recurrir a tu superior como último recurso procurando no sonar excesivamente quejoso.

 

Antes de llegar al punto de requerir ayuda de un externo o de tu jefe inmediato procura poner en práctica las recomendaciones que nos brinda el coach José Villacis:

Detectar el problema a tiempo y actuar sin demora.

 

resuelve los conflictos laborales

Si aprecia conflictos laborales en su equipo de ventas no ejerza de mero espectador. Los problemas que no se atienden y resuelven son como bolas de nieve, crecen y crecen, en silencio. Los expertos advierten de que “un conflicto no resuelto puede convertirse en algo peor”.

Así que afronte el problema y reúna a los empleados lo antes posible para intentar atajarlo y recomienda realizar algunas acciones como:

  • Vea el problema con perspectiva amplia.

    Un conflicto entre dos trabajadores dentro de un grupo de ventas puede no limitarse a ellos dos, puede suscitar adhesiones y terminar creando una lucha entre bandos con consecuencias muy negativas. Téngalo en cuenta a la hora de actuar.
  • No imponga la paz.

    Irrumpir en medio de una discusión entre sus empleados o subordinados obligándoles a callarse y centrarse en su trabajo no solucionará los problemas. Cree la atmósfera adecuada, espera al momento más apropiado, reúna a las personas en conflicto y hágales ver que esa reunión se celebra para resolver un problema.
  • Tenga clara la solución.

    Antes de reunirse con sus empleados, infórmese. Trate de entender la naturaleza del conflicto e idee una solución. Deje que se expresen, escuche sus puntos de vista, pero no sea comprensivo con sus razones. No tome partido. Recuérdeles que ambos tendrán que ceder y cambiar su actitud para resolver el problema.
  • Ponga énfasis en los objetivos comunes.

    Detectar los aspectos en los que los antagonistas pueden estar de acuerdo es esencial para crear un buen clima de negociación y le puede ayudar a alcanzar un diagnóstico compartido sobre la naturaleza del problema.
  • Muestre su optimismo.

    Haga ver a sus empleados que considera relativamente sencillo llegar a un acuerdo para resolver el conflicto a poco que cada uno de los trabajadores enfrentados ponga algo de su parte.
  • Céntrese en el problema.

    Es vital que limite el debate a la cuestión laboral. Ataje cualquier suspicacia, ironía o valoración de carácter personal que hagan los implicados entre ellos. Hágales ver que el objetivo de la reunión es resolver un problema de funcionamiento en el equipo de trabajo, no un conflicto de carácter personal.
  • Profesionalidad por encima de personalidad.

    Apele a la profesionalidad de los empleados. Acepte que es normal que existan desavenencias entre personalidades diferentes, pero hágales entender que no se puede permitir que éstas dificulten el trabajo. No se trata de que uno u otro lleven la razón, sino de conseguir que un grupo de trabajo funcione de forma correcta.
  • Llegue a acuerdos y póngalos por escrito.

    Lo ideal sería alcanzar un acuerdo compartido por todos, pero si no es así, intente arrancar al menos compromisos parciales


  Defina claramente una serie acciones específicas para mejorar el funcionamiento del grupo de trabajo y póngalas por escrito.  

 

para que no haya lugar a cuestionarlas posteriormente.

 

Realice un seguimiento de la situación. No dé por solucionado el problema. Realice una evaluación periódica del éxito del proceso tanto a nivel individual como colectivo, y si la situación mejora refuerce la sensación de éxito con elogios verbales.



Descarga excel gratis Evaluación de desempeño

Por Equipo Editorial SalesUp!

autor

El Equipo Editorial de SalesUp esta formado por profesionales y expertos en Marketing, Ventas, Comunicación, Diseño y otras áreas. Comparten su experiencia a través de artículos enriqueciendo la cultura comercial.

Comparte este contenido