Para la mayoría de los hombres, el asunto de la imagen ejecutiva en el mundo de los negocios es una cuestión innecesaria. Incluso, en ocasiones se le asocia con ser metrosexual. No estoy de acuerdo. Un complemento necesario a todas las demás cualidades de un líder es –sin duda- su imagen.



Si la imagen vende en cuestión de empresas y productos, ¿por qué no estudiar su poder en el aspecto personal para ganar confianza, credibilidad y poder más rápido?

Según los especialistas, hay algunos puntos clave sobre apariencia y vestimenta para proyectar una imagen ejecutiva de alto nivel y así, fortalecer la posibilidad de alcanzar tus objetivos en menor tiempo.

 

Imagen ejecutiva

Una buena imagen ejecutiva abre muchas puertas y crea nuevas oportunidades. A mayor imagen, mayor poder de influencia.

1) Tu apariencia y vestimenta deben reflejar tu posición.

 

Si ejerces un puesto de autoridad y liderazgo, tu imagen ejecutiva debe respaldar tu capacidad, conocimientos y experiencia. De nada sirven muchos años de estudio y preparación si no los proyectas.

  Tu imagen debe hacerte el camino más fácil, no convertirse en un obstáculo.  

 

2) Conoce los códigos de comunicación en la ropa para proyectar autoridad y accesibilidad.

 

La ropa es en sí mismo un código de comunicación no verbal. Con la vestimenta de un hombre se sabe qué profesión tiene, su jerarquía en la empresa (operativo, mando medio, directivo), su nivel educativo, social y económico. En este punto quiero ser muy claro, pues no tiene nada que ver con el precio de la ropa. Por ejemplo, un código de autoridad en la vestimenta masculina es el uso de mancuernillas (las cuales no deben ser estrictamente de una marca cara), lo importante es que comunican poder y autoridad.

Los colores lisos proyectan más poder que las prendas con patrones como rayas o cuadros, que comunican accesibilidad. Las telas delgadas son más elegantes. Una camisa de vestir sin bolsas proyecta más autoridad.

Muy pocos hombres saben el significado no verbal de la vestimenta. Conoce estos códigos y lograrás proyectar una imagen ejecutiva autoritaria o accesible según sea tu evento o tu objetivo.

 

3) Evita los errores de imagen más cometidos por los hombres.

 

Saber las reglas del buen vestir es parte de tu cultura y educación. Tú y yo sabemos muy bien que el éxito profesional masculino engloba mucho más factores que sólo tu apariencia y vestimenta, pero si los cuidas, llegarás más lejos y en menor tiempo a la cima en el mundo de los negocios.

Algunos de los errores de imagen más cometidos por los hombres:

  1. a) Usar zapatos sin lustrar, desgastados o sucios.
  2. b) Usar la talla incorrecta en la ropa.
  3. c) Usar joyería. La única joya permitida es la argolla de matrimonio. El reloj no entra en esta categoría, es un accesorio.
  4. d) Portar el teléfono celular en el cinturón.
  5. e) Guardar la pluma en la bolsa de la camisa. Entre muchos más…

 

4) Nunca olvides el entorno profesional en el que te desenvuelves y el puesto que ejerces.

 

Tú eres la imagen de la empresa donde trabajas, tu apariencia su logotipo. Muchos hombres creen que siempre deben vestir de traje y corbata, lo cual es un error. Todo depende de 3 factores:

  1. a) La empresa en donde trabajas, su industria y productos que ofrece.
  2. b) El tipo de clientes.
  3. c) Tu puesto.

Pensar en un traje y corbata para provocar la mejor impresión no siempre es verdad. Un ejecutivo que trabaje en una empresa dedicada a la fabricación de maquinaria automotriz que tenga como clientes indirectos a ingenieros mecánicos de perfil medio, cometería un error si vistiera traje y corbata. Sus clientes no visten de esa manera. El traje, camisa de vestir y corbata comunican un código de autoridad y poder, en vez de accesibilidad. Habrá creado una barrera a través de su vestimenta.

La Imagen ejecutiva proyecta quien eres

En cambio, un ejecutivo que labore en una empresa de seguros, con clientes de perfil alto que acostumbran una vestimenta formal, si decide visitarlos vestido en camisa sin corbata y pantalón de mezclilla, también será un error. Su vestimenta no es apropiada para un ejecutivo que debe proyectar seguridad y profesionalismo a sus clientes.

 

5) Tu higiene personal debe ser impecable.

 

Un hombre de negocios respetable siempre cuida su higiene personal, sin importar si en sus citas tratará con más hombres. Muchos creen que la higiene sólo es importante cuando se tiene una cita amorosa. La pulcritud es bienvenida en el mundo de los negocios, e incluye tu peinado, salud de tu piel, aroma, aliento, manos y uñas recortadas, etc.

Una imagen ejecutiva impulsa tu éxito. Aplica estas máximas de la imagen masculina y te distinguirás de los demás fácilmente proyectando una imagen confiable, segura y con poder.

¿Qué acciones tomarás en tu negocio y en tu vida en este sentido?


Califica este contenido

Descarga eBook gratis Customer Success

Por Pepe Villacís

autor

Licenciado en Contabilidad y Auditoría. Maestro en Negocios (obtenida en Arizona E.E.U.U). Coach Personal, certificado por CoachVille Spain. Coach de negocios, Coach directivo y Coach de Coaches de ActionCoach México.

Comparte este contenido